La piscina de Sofía

diciembre 2, 2008

pool

Sofía tiene la cara blanca por el bloqueador solar y una sonrisa que se refleja en el agua cristalina de la piscina. Lleva una polera rosada para evitar los rayos UV, un gorro de tela que intenta dominar su chasquilla y una pulsera negra que no ha querido sacarse desde que hizo su donación para la Teletón. Es feliz. Se lanza al agua sin miedo, lanza los juguetes por los aires, surfea con una tabla pequeña comprada el mismo día en el supermercado, hunde a sus monos de cuentos, se hace la ahogada para que la rescate el papá, intenta flotar y por cada segundo que dura suspendida en el agua azul de la piscina armada en su patio dice “Mira papá, sé nadar”. Es feliz. Por una hora, Sofía olvida el retrovirus que la tuvo por las cuerdas el día anterior.  Sentado al borde del armazón de plástico, mientras escucho sus chapoteos, gritos y risas, comienzo a contar lentamente los días que restan para mis vacaciones.

Anuncios

2 comentarios to “La piscina de Sofía”

  1. Maya Says:

    PRECIOSO. ¡Que dulce fragilidad me viene a la mente! ¡que fuerza risueña, que felicidad efímera!….
    No se lo que digo. ¿cómo podría saberlo, más que cargando un tibio cuerpecito que ha salido del vientre mismo?
    Precioso, precioso…

  2. claudia Says:

    Que placer ser niño… la felicidad al alcance de dos gotas de agua y el reflejo de un rayo de sol!!!!!!!

    (yo tb cuento los días para evadirme de este mundo de apestosos adultos…je)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: