La píldora y la discordia

abril 4, 2008

aborto.jpg

Un grupo de mujeres que trabaja en revista Paula fue hasta el Tribunal Constitucional para protestar por la prohibición de la píldora del día después. Eran jóvenes profesionales, muchas de ellas educadas en colegios católicos, pero cansadas de que un grupo de abogados se meta continuamente en la forma cómo cada mujer escoge la forma y fecha en que quiere conformar una familia. Gran parte de la evidencia científica dice que la píldora no es abortiva, aun cuando el aborto es una práctica aceptada y legalizada en la mayoría de los países del mundo desarrollado. Incluso más. El economista Steven Leavitt  asegura (en su libro Freakonomics) que la legalización del aborto en los años 70 explica de mejor manera la reducción de las tasas de criminalidad en Estados Unidos que las políticas de tolerancia cero. Ellos vienen de vuelta. El mismo Leavitt cuentan que ahora hay una baja en el número de abortos, debido a la mayor consciencia de la juventud en el uso de condones (por las campañas contra el VIH) y, oh sorpresa, la píldora del día después. Toda la experiencia extranjera en este ámbito parece no importarle a un extenso grupo de diputados que interpuso el reclamo ante el constitucional. Tampoco parece importarles la opinión general de la población que, quizas con más sentido común que con estadísticas, apoya el uso de la píldora. Lo cierto es que, zanjado el tema económico, lo único que diferencia actualmente a la Alianza de la Concertación es su posición en temas valóricos y ya hay voces que plantean esa diferencia como el peso que puede inclinar la balanza en una elección.

9 comentarios to “La píldora y la discordia”

  1. Cyn Says:

    Tema complicado. ¿Puedo esta vez no opinar?


  2. Cyn, opinaste sin opinar. El tema es complejo, porque es valórico y hay pocas cosas más confusas en nuestra sociedad que esa línea que divide derechos y deberes personales, de aquellos comunes para todos.
    Saludos
    CV

  3. Made Says:

    Más allá del tema valórico y de la desigualdad que evidencia el fallo del TC, que por sí sola ya me parece escandalosa, lo que me sigue molestando es que la libertad de elegir pase a segundo plano. Nadie puede limitar una decisión tan personal, nadie. Las opciones deben existir, porque este asunto (como miles) se resuelve cuando alguien quiere tomarlas o pasarlas por alto. Pero prohibir antes de saber, de informarse, de calibrar y decidir en conciencia y respondiendo a las propias convicciones, me resulta inconcebible.

  4. Lolita Says:

    Un tema muy complejo como para dar una opinión en un solo comentario. La libertad para elegir no solo sobre tu cuerpo, si no sobre tus planes, tu futuro, tu forma de vivir y pensar…
    Muy buen artículo. Un saludo

  5. Jorge Díaz Says:

    Lo peor es que de Plaza Italia para arriba, consulta al gine y visita a la farmacia mediante, las chicas sí tienen la posibilidad de conseguir la dichosa píldora…

    Aún así, me temo que ni esto será suficiente, como se lee en tus últimas palabras, de salvar a la concertación. Mal que mal, el tema estuvo ahí y después que explota en la cara, tratan de salvar lo insalvable…

    Saludos,

  6. gab Says:

    entonces un grupo de sujetos que cuentan con el voto ciudadano que les da derecho para legislar un dia decidieron manifestarse en contra de la distribución de la píldora del día después…
    los dictadores del sexo fue el nombre que recibieron en la nación domingo…
    una situación insólita que a contar del 22 de abril dejará sin registro en el isp a este medicamento…
    por lo que se estima que incluso la venta en farmacias será prohibida…
    entonces este grupo de sujetos celebra,
    celebra el triunfo ideológico de sus grupos económicos, las cadenas de farmacias y empresarios relacionados.
    Celebran, quizás como se hizo en uno de los capítulos más oscuros de la salud pública chilena…
    en años de dictadura, cuando sujetos con ética semejante implementaron medidas de control de fertilidad en consultorios públicos, y dejaron sin posibilidad de procrear a miles de mujeres…
    Vidas intervenidas, vidas interrumpidas, úteros dañados, sociedad que pierde su rumbo…
    en un país que presenta sorprendentes estadísticas de abortos y de cáncer cervico uterino…
    finalmente aparecen las declaraciones sorprendentes de parlamentarios que excusan su firma señalando que no alcanzaron a leer el proyecto íntegro, porque tienen mucho trabajo y no alcanzan a revisar todo lo que pasa por sus manos…
    la miopía no tiene límites…
    y la arrogancia política tampoco.
    Qué vendrá después??
    gab

  7. Julio Says:

    Hola. ¿Acaso el Tribunal Constitucional, aun reformado, no hace sino interpretar y salvaguardar el espíritu de la Constitución vigente?


  8. Exacto, julio, es la interpretación de esa Constitución y como todo texto, las interpretaciones son siempre subjetivas en estos temas.
    Saludos
    CV

  9. Celeste Says:

    Mi nombre es Celeste, tengo 18 años,es primera vez que opino aquí. Cuando supe lo que sucedería en verdad me dio bastante pena, me angustié, sentí impotencia… no podemos vivir bajo una dictadura moralista… ¿dónde quedó la libertad? ¿Qué va a pasar con esos niños que nazcan y no son deseados en sus hogares? ¿Qué va a pasar con el número de abortos? ¿Con la pobreza?… esto es una verguenza… Así están los jaguares de Latinoamérica, retrocediendo…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: