El camino de Basho

febrero 18, 2008

camino-basho.jpg

Basho transformó la naturaleza de Japón en un haiku. Hizo una ruta entre dos mares, caminó por senderos, se metió a los bosques. Al final de sus días. Hizo de ello un libro que se llama la Senda de Oku. Trescientos años después, Michael Yamashita se encumbró por esa misma ruta, cruzó los bosques y fotografió aquellos poemas-haikus que la naturaleza repite casi indiferente al paso del tiempo. El libro de Basho parte con una invitación irresistible a emprender un rumbo, cualquiera.

“Todo lo que veía me invitaba al viaje; tan poseído estaba por los dioses que no podía dominar mis pensamientos; los espíritus del camino me hacían señas y no podía fijar mi mente ni ocuparme en nada. Remendé mis pantalones rotos, cambié las cintas a mi sombrero de paja y unté moka quemada en mis piernas, para fortalecerlas. La idea de la luna en la isla de Matsushima llenaba todas mis hora”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: