Los inmortales

septiembre 24, 2007

El ascenso a mi postura incrédula se produjo con Borges. Con él y especialmente con ese cuento que se llama “El inmortal“. Pocas cosas rondaron tanto mi adolescencia como algunas de sus frases. No era el chico más divertido del barrio, eso ya lo adivinan. El libro donde aparece ese cuento lo perdí en el último cambio de casa. Volví a él por azar, gracias a este post de nicorivas. No pude resistirme a buscar el cuento en internet y leerlo.

La muerte (o su alusión) hace preciosos y patéticos a los hombres. Éstos conmueven por su condición de fantasmas; cada acto que ejecutan puede ser ultimo; no hay rostro que no este por desdibujarse como el rostro de un sueno. Todo. entre los mortales, tiene el valor de lo irrecuperable y de lo azaroso. Entre los Inmortales, en cambio, cada acto (y cada pensamiento) es el eco de otros que en el pasado lo antecedieron, sin principio visible, o el fiel presagio de otros que en el futuro lo repetirán hasta el vértigo. No hay cosa que no este como perdida entre infatigables espejos. Nada puede ocurrir una sola vez, nada es preciosamente precario. Lo elegíaco, lo grave, lo ceremonial, no rigen para los Inmortales.

5 comentarios to “Los inmortales”

  1. Nico Says:

    Tampoco pude resistirme leer el cuento cuando lo recordé en mi post. Borges es único, por lo menos para mi, la sensación que me dan sus cuentos concuerdan perfecto con las imágenes que emplea, con su forma de escribir. Borges es un laberinto, también una biblioteca infinita.
    “Nada puede ocurrir una sola vez”, genial.

  2. Made Says:

    La mortalidad no es maldición, es una oportunidad. Un acto, un momento, todo es único e irrepetible. Entender y asumir eso le da sentido a nuestra existencia. Es la salida para sueños de inmortalidad que están fuera de nuestro alcance. A fin de cuentas, para qué querer ser inmortales si en ese camino se pierde el asombro. Como ese asombro de saber que no eras el chico más divertido del barrio..jejejjejejejjejejjjej

  3. Jorge Díaz Says:

    No le dieron el Nobel por apoyar a Pinochet ¿cierto?

    Saludos,


  4. Creo que Borges hace justamente eso en este cuento: deja cualquier pretensión de un Dios reducida a una caricatura y eleva la mortalidad a una situacion digerible, indispensable del ser humano. Ahora, Jorge, creo que no le dieron el Nobel por varios motivos, una de ellos por recibir una medalla de reconocimiento en tiempos de dictadura, pero la verdad es que Borges repudiaba cualquier asomo de brutalidad militar.
    Gracias a todos por venir


  5. Por ahí dicen que no le dieron el Nobel por no haber descollado en la novela, Al parecer, la Academia Sueca premia la maestría en el relato largo. Otros estiman que era demasiado cerebral y que sus líneas no tenían pasión. Con eso concuerdo a ratos. A mí me marcó Borges como a los 15, especialmente con El Aleph. Con el tiempo me ha dejado de apasionar tanto. Tal vez por cambio de gustos, hoy por hoy me gustan los relatos con más sangre y nudos emocionales que los laberintos, espejos, rayas de tigre, relojes de arena, bibliotecas infinitas, acertijos varios, enigmas sin salida. Pero qué ganas de volver a Borges me dio leer lo que has posteado! jeje


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: