Algo que aprendí de la web 2.0

julio 27, 2007

20_minutos_newsroom_1.jpg

Emily Chang es una experta en el desarrollo de aplicaciones web interactivas. Tan experta, que luego de una serie de entrevistas a otros programadores elaboró una pequeña lista de palabras que son comunes a los programas más exitosos de la llamada Web 2.0. Por alguna razón, el listado se me antojó como ideal para describir la relación entre los periodistas en una sala de redacción. La copio en inglés, para evitar las trampas de una traducción inexperta: simple, fast, intuitive, social, minimal, choice y useful. Creo que se puede ir más allá, porque Chang también describe una serie de acciones clave que también se me aparecen como centrales en el trabajo diario de un medio de comunicación: listen, iterate, release early, experience, discover. La foto superior es la sala de prensa del periódico español 20 Minutos, aunque esas columnas de edificación antigua, el techo alto y el laberinto de escritorios se parecen mucho a la crónica que me toca ver todos los días.

Anuncios

4 comentarios to “Algo que aprendí de la web 2.0”

  1. gieb Says:

    Veo la foto y mi cabeza solo procesa una palabra: estrés

    Saludos

  2. Jorge Díaz Says:

    A mí me encantó la foto… Bueno, la fin y al cabo soy periodista

    Saludos,


  3. Ambos tienen razón. Las salas de redacción tienen mucho de neura, mucho de estrés, algún grito por ahí, harto reclamo, mucha discusión civilizada y, de cuando en cuando, algunas menos civilizadas. Pero también un ambiente de excitación permanente que se vuelve adictivo.
    Gracias por la visita
    Saludos
    CV

  4. Made Says:

    Tienes razón, ese estado de excitación permanente es lo que vuelve a la crónica de un diario algo tan adictivo. Lo saben quienes han tenido la suerte (digo la suerte, porque cada vez son menos los cupos que existen en los medios de prensa) de experimentarloo quienes han tendio la desgracia de dejarlo por algún trabajo como periodista en una institución, aunque haya sido un cambio voluntario y por mejor paga. Los que ya no están lo añoran, extrañan el ritmo vertiginoso, impredecible y estimulante… los que aún permanecen (permanecemos) pueden reclamar, discutir y hasta maldecir, pero nada podría suplir esa dosis de adrenalina que se vive con el tiempo en contra, las fuentes esquivas y esa búsqueda incesante por encontrar la noticia.
    Un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: