Dios tecnologizado

mayo 2, 2007

google.jpg

Es imposible seguirle el ritmo a la tecnología. Nos supera. Me supera. No alcanzo a descifrar el último artilugio que cayó en mis manos (un pendrive con capacidad para reproducir MP3 y grabar voz), cuando veo sobre una estantería un artefacto mejorado. No existe la perfección, sólo una visión parcial del futuro, me digo. Ese ritmo nos hace perder las certezas. Mis certezas, al menos. ¿Alguien más tiene esa sensación de pesar abrumado, esa percepción de que mi pequeñez de ser humano pronto, si acaso ya no, no podrá igualar una placa de silicio con diez transistores? Quizás escuchamos poco a los filósofos cuando hablan de estos temas. Por eso vienen bien las palabras del psicoanalista Jacques-Alain Miller:

“Google es la raña en la Tela. Asegura una metafunción: la de saber donde está el saber. Dios no responde; Google, siempre, inmediatamente. Le dirigimos una señal sin sintaxis, con una parcimonia extrema; un clic, y …bingo! viene la catarata: el blanco ostentoso de la página se ennegrese súbitamente, el vacío se invierte en profusión, lo conciso en logorrea. Siempre que tiramos ganamos.
Organizando la Enorme Cantidad, Google obedece a un tropismo totalitario, glotón y digestivo. De allí el proyecto de escanear a todos los libros; de allí los raids sobre todos los archivos: cine, televisión, prensa; más allá, el blanco lógico de la googleización, es el universo entero: Confíale tu desorden documentario y él pondrá cada cosa en su lugar – y a tí mismo además, que no será ya, y para la eternidad, más que la suma de tus clics. Google, “Big Brother?”Cómo no pensarlo? De allí la necesidad para él de plantear como axioma su bondad profunda. Es malo? Lo que es seguro, es que es necio. Si las respuestas abundan en la pantalla, es porque comprende de través. La señal inicial está hecha de palabras, y una palabra no tiene un solo sentido. Por lo tanto el sentido escapa a Google, que cifre, pero no descifra. Es la palabra en su materialidad estúpida lo que memoriza. Por lo tanto,siempre te toca a tí encontrar en el cúmulo de los resultados la aguja de aquello que produce sentido para tí.
Google sería inteligente si pudiéramos coumputar las significaciones. Pero no podemos. Tal Sanson segado, como un ciego ,Google girará su rueda hasta el fin de los tiempos”
.

Vía: Los nuevos medios, el medio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: