La música del azar

septiembre 6, 2006

195572940_805830a18e.jpg
De mi padre me han llegado leyendas. Algunas oscuras, otras luminosas. La más repetitiva, asocia su figura a las mesas de apuestas en el Casino, a los juegos de chiflota en tugurios mal iluminados, a los torneos de dados organizados a medianoche, entre la copa de tinto y el gin tónica. Me acordé de esto después de leer un desafío de póker lanzado por la amiga Piggy. Me acordé de mis gustos por los juegos de cartas, del entusiasmo que he sentido las pocas veces que me he sentado frente a una tragamonedas, de mi extraña relación con el azar. Todo esto estaba disperso en mi vida, como tres cuerdas separadas sobre el mismo trompo, hasta que me topé con Paul Auster. Partí encantado con “Leviatán” y seguí bajo estado alucinatorio los cuentos de “Historias de Nueva York”, pero fue “La música del azar”, quizás su libro más flojo, el que logró atar las cuerdas, darle cuerpo a lo que hasta entonces sólo eran disquisiciones locas y plantar la idea del azar en mi vida como si formara parte de mi propio ADN. Y quizás ese espiritu siempre estuvo allí, anclado en mi herencia, larvando todos estos años, a la espera de salir un día que reconociera las luces del casino sobre mis hombros o ese olor que adquieren las cartas a penas sacadas del paquete. Como Jack Pozzi, puedo hacer una lectura de todo a partir del azar, aunque quizás esto sólo tenga sentido para mi. Ahora recuerdo a mi padre y no sési será un signo, pero cada día que pasa siento más ganas de tomarme un gin tonic.

Anuncios

2 comentarios to “La música del azar”

  1. Piggy Sue Says:

    Dicen que se nace o no con el bichito del juego…. Parece que queda claro que lo heredaste de tu padre. Como sea, me alegro que el desafío hecho te haya servido de puente para que hoy te hayas acordado de él.
    ¿Por qué no me suena Paul Aster??? Si tiene un libro me lo presta…

  2. Blackberry Says:

    La sola palabra azar me hizo enganchar. Hace tiempo que no la escuchaba pronunciada de los labios de otro, pero puedo asegurar que las apuestas de mi vida me han demostrado que ciertamente el azar actúa, casi de maneras tan misteriosas como otras fuerzas que nos llevan a algún destino.
    De su aplicación en los juegos de cartas no podía hablar claramente, salvo porque tanto en esos como en otros tipos de juegos sólo me dejo llevar. Posiblemente por azar.
    Poker? me es esquivo, aunque me intriga, pero peco de poco hábil en el arte del blufear. Del resto de los juegos de cartas, rescato la canasta por su carga emocional. Mi abuela era un as y hacía torneos de lo más sanos con tecito incluído.
    Creo que ahora el que más me gusta es el triunfo, pero hace tiempo que no lo juego.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: